Aprende a mejorar la vida personal y la convivencia
Blog

Aprende a mejorar la vida personal y la convivencia

Esta vez haré un popurrí de algunos temas de enorme impacto para mejorar la vida personal, la convivencia y la pertenencia  en las organizaciones:

1) “Para ser comprendido primero hay que comprender”

La idea encapsulada en ésta oración es de enorme trascendencia  sobre todo cuando existen situaciones de crisis, y es aplicable no solo a las organizaciones (de cualquier tipo) sino también a las relaciones familiares y de pareja.

Practicarla refleja reconocimiento hacia el punto de vista ajeno, a la vez que manifiesta el compromiso con un objetivo común, para cuyo logro muchas veces hay que superar dificultades que mal encaradas podrían engendrar resentimientos que tenderían reproducirse una y otra vez, ante situaciones que espejen las experiencia inicial.

Es indispensable entender que “las cosas no tienen un significado implícito”, y por tanto hay que interpretarlas cada vez, a la luz de los objetivos comunes y las circunstancias imperantes en cada situación. Adentrarse al mundo comunicacional del “yo creí que”, “yo pensé que”, “yo imaginé que”, conlleva alto riesgo de desorden administrativo que puede concluir en conflictos interpersonales.

2) “Es indispensable mantener enfoque en lo positivo, si se quiere desarrollar compromiso hacia ello”

El universo es afirmativo y el cerebro reconoce solo afirmaciones. Antes de avanzar aclaro que el vocablo “NO” es una afirmación de sentido negativo, pero afirmación al fin y que culturalmente estamos educados desde el “no”, al punto en las familias, empresas, organizaciones, etc., se establece más veces lo que no hay que hacer (prohibiciones) que lo que hay que hacer (peticiones).

Este condicionamiento cultural es demasiado perniciosa porque hace que la vibración mental opere predominantemente en negativo, al punto de facilitar que los errores, las equivocaciones y/o las omisiones, sean más notorias en nuestra percepción normal que los logros, las conquistas, los resultados positivos.

El cambio cultural hacia lo positivo es evolutivo, como todo cambio que no puede ser impuesto, para lo cual hay que crear contexto favorable y recordar permanentemente la importancia de comunicar en positivo, y el verdadero compromiso con todo cambio debe ser conquistado metro a metro, a veces centímetro a centímetro.

Edward Deci, esbozó una de las teorías motivacionales más completas que explica que “las cosas cambian de significado permanentemente y que es imperativa la existencia de un proceso de estímulos que facilite la permanente actualización de esos cambios”.

El ejemplo más claro está en las cosas que con perseverancia y paciencia nuestros padres instalaron en nosotros, y que al principio nos parecían exageradas e inapropiadas, pero que hoy valoramos, agradecemos e incluso  reproducimos en nuestros respectivos hijos.

3) “Creer que el tiempo arregla las cosas es un craso error”

Y lamentablemente es un error que cometemos demasiadas veces en la vida, sobre todo en situaciones que afectan emocionalmente. Conozco a muchas personas que se tornan pasivas al momento de reconstruir sus vidas, esperando que el tiempo cure heridas o solucione conflictos.

Y obviamente el paso del tiempo opera como anestésico ante situaciones dolorosas, solo que dejan secuelas que atemorizan a esas personas y les dificulta aprender de esas experiencias.

Y lo anterior se aplica tanto a la vida personal, como a la vida profesional y empresarial, pues constituyen comportamientos que mueven hacia la “resiliencia” pasiva y dificultan el compromiso con un futuro de cambio inmediato.

Para mi es inentendible la postura de muchas personas de creer más en el tiempo que en sí mismas.

Es insuficiente con reprimir o intentar tolerar, con ignorar o desviar la mirada ante las cosas negativas. Lo trascendente por el aprendizaje  es “aprovechar el espacio vital que cada situación brinda, para construir  (o reconstruir) hacia lo positivo”.

Demasiadas veces las personas quieren vivir otro estilo de vida, quieren alcanzar resultados diferentes en sus vidas, pero pese a ese deseo ferviente  carecen de una estrategia de re-enfoque hacia la dirección deseada, y al no saber “qué y cómo hacer” empiezan a dudar de sí, de sus capacidades, de sus posibilidades para alcanzar logros importantes en sus vidas.

Es por ésta razón que se hace indispensable atender y educar las emociones, y sobre todo aprender a desarrollar estrategias de vida que faciliten plenitud y bienestar. Yo creo que eso es lo que todo ser humano merece por su condición de “hijo de Dios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *