Sobre el uso del tiempo
Blog

Sobre el uso del tiempo

La adecuada administración del tiempo es actualmente un recurso de primer orden para sobresalir en un mercado de alta complejidad.

Ello requiere desarrollar la capacidad de “hacer más en el mismo tiempo” o “hacer lo mismo en menor tiempo”; o sea “más con menos”, lo cual obviamente conduce a una mayor productividad que es sinónimo de menores costos y precios más competitivos.

No tengo tiempo o no tuve tiempo

Una de las excusas preferidas para evadir la realidad es el famoso “no tengo o no tuve tiempo”, y ello simplemente revela desorganización o falta de priorización de las tareas importantes cuya corrección es de vital importancia para elevar el nivel de eficiencia profesional o empresarial.

“No tengo o no tenemos tiempo”…. “Me/nos falta tiempo”, son expresiones que ponen de manifiesto poca capacidad de enfoque de personas y organizaciones para sacar adelante determinadas acciones, para eliminar distracciones y para dejar de lado la autodisciplina.

La relación con el tiempo

Relacionarse de forma adecuada con el tiempo es fundamental para el éxito en cualquier actividad, y no me refiero solamente a  “puntualidad o impuntualidad”.

En el concepto está implícito que quien se relaciona adecuadamente con el tiempo, primeramente debe tener muy claro sus objetivos (sean éstos personales, profesionales o empresariales), de modo a no emprender acciones que conduzcan a resultados indeseados, que es la más formidable manera de “perder tiempo”.

También está implícito la determinación de una correcta estrategia de acciones y una adecuada asignación de recursos de modo a facilitar el logro de mejores resultados.

Y además implica la necesidad de desarrollar aspectos intuitivos fundamentales que permitan visualizar antes que otros, las oportunidades y los desafíos que pudieran existir en el camino de convertir proyectos en realidades.

Aprende a administrar el tiempo

Administrar adecuadamente el tiempo requiere de aprender a “agrupar” sistemáticamente las tareas, comenzando por las más trascendentes, de modo a evitar que éstas sean dejadas de lado en caso de ocurrir imponderables.

Para ello es recomendable visualizar y escribir cual es el resultado a obtener cada día, y cuáles son las tareas más importantes de realizar para que ello ocurra.

Obviamente ello requiere de “disciplina”, pues es fundamental perseverar sistemáticamente en éste procedimiento para que “el tiempo no le gane a la actividad”, y disciplina es precisamente una capacidad poco desarrollada en nuestra cultura.

Yo soy un convencido que la disciplina aplicada a la gestión es incluso más importante que la inteligencia, sin que ello signifique menoscabo a la trascendencia de la capacidad intelectual, solo que el éxito resulta más de la “transpiración” que de la “inspiración”.

Así que recomiendo que:

  1. Al comienzo del día se identifique claramente los resultados pretendidos ese día
  2. Hacer un listado de las tareas que deben ser realizadas para obtener ese resultado
  3. Agrupar las acciones según la naturaleza de las mismas o según las personas que estarán involucradas en las mismas
  4. De ser el caso, informar adecuadamente a las personas afectadas por esas tareas. Coordinar con ellas esas tareas.
  5. Hacer un seguimiento diario riguroso de la evolución de las actividades hasta alcanzar el resultado pretendido

El procedimiento indicado precedentemente es fácil de hacerlo, pero hasta  desarrollar el hábito hay riesgo que resulte aburrido. Sin embargo son notables los resultados de “hacer más con menos”,  y el rendimiento profesional y organizacional alcanza un nivel de competitividad y eficiencia notables.

Las mismas pautas identificadas en éste comentario son completamente aplicables a la vida personal, ya que el éxito en gran medida depende del manejo adecuado del tiempo, para lo cual es recomendable invertir lo que sea para desarrollar hábitos de vida y actitudes compatibles con el desarrollo de las capacidades que faciliten la mejor utilización del único y gran recurso que tiene todo ser humano… «uno mismo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *